divendres, 18 d’octubre de 2013

Madrid en otoño

Qué gozada El Retiro a las 7,00 de la mañana! Que sano! Qué madrileños y madrileñas más sanos corriendo al amanecer. Que colores. Se te olvida la noche pasada en el aeropuerto y el desden de los couchsurfistas. Y a la salida por la Cuesta de Moano el borracho con su bote de cerveza que te mira y ve en  tu mirada algo diferente a la indiferencia de la mayoría de la gente y te llama primero y después te grita y tu pasas sin volverte a la vez que sientes cómo recorre tu cuerpo un placer cruel y obsceno. Pero es que a través de tantos telediarios y tanta globalización nos han despertado el confortable gusto por el sufrimiento ajeno. No me siento culpable. Qué le vamos a hacer...! En el semáforo otro pobre todavía más fotogénico te acerca el vaso de plástico. Te situas a su lado para cruzar el semáforo. Está muy bien calculado. Como las pilas y chocolates al lado de la caja en los supermercados. Muchos dan. Yo no. Pero me abstengo de hacer la foto. Y me quedo sin posibilidad de conseguir un buen premio a costa del pobre.

dimecres, 24 d’octubre de 2012

¡Madrid Río!


No hay nada más bello que una ciudad con río. Para mí Paris es el Sena. Y para el propio París creo que también. Y al revés, no hay nada más triste que una ciudad sin río. O sin mar. O sin una carretera algo importante.

Madrid se ha obsesionado por eso con su Manzanares. Ha hecho lo imposible por mantenerlo río. Al contrario que València. Mi ciudad nativa renunció a su río sin ningun remordimiento. Quizá porque tiene el mar al lado. Y es un mojón importamte desde la Vía Augusta

A caído un agua impresionante esta tarde. El MacDonald estaba a tope. Más de refugiados que de clientes. Qué bien se está aquí dentro con la wifi , un café calentito y una música de Nueva Orleans que jamás la habría seleccionado yo tan buena. Sin embargo hay que haber hipotecado buena parte del paladar mediterráneo para acostumbrarse a esos sabores.

Y pensar que hay quien me dice que estaría mejor en mi casa. Con este otoño sinvuergüenza que no baja de 12 grados aquí en Paris. En Madrid, extrañamente, hace algo más de frío. Llueve que apetece mojarse como en la selva. Ayer me desprendí de la techumbre de la tienda en un gesto de generosa ofrenda a la diosa del río. Cómo se iba con la corriente tan dulcemente flotando. Nadie se lo creerá pero me sentí alegre de quedarme a la intemperie. Más a merced aún de una Naturaleza que me cuida como una madre. Y que me quiere como a los pájaros. Libre y viajero. Por cierto no veo que hayan emigrado algunos pajarillos que a estas alturas ya no debían estar por aquí. ¡¡¡Esto es Paris...!!! Uy, me voy a cubierto que empieza un chaparrón tipo gota fría aquí en el Pont Neuf. Al llegar a Paris Nord estaba acordonada una vía con polis y militares. Los registros son más exhaustivos. Algo gordo se espera. Pero a mí me pasará lo que sea en Madrid. Cerca de mi Mercadona que tan bien me alimenta y mi taller de cerámica con Jany. Me gustaría también decir cerca de mis amigos. Pero no los hay. Los madrileños y madrileñas huyen como la peste de alguien que piensen ellos que necesita algo. En mi caso una vivienda. Estan muy quemados. Enfin, me quedo solo. Con soledad. Lo que no sabe nadie es que Soledad es mi mejor amante. No se lo imaginan. Hoy me han hecho quitarme hasta los zapatos en el control del aeropuerto. Me pitaba por los botones del pantalón. Casi me dejan en calzones. Menos mal que no he tirado todo el pan nos tienen aquí hasta las 13h. Dicen que en Madrid hay problemas con la niebla. En el aeropuerto los bocatas salen por un ojo de la cara. El pefume me sale gratis. Me hago el tonto por la perfumería y me perfumo con las muestras de Obsesion, etc. los perfumes más caros de Paris. Me gusta mezclar los perfumes de macho y de hembra para oler un poco a todo.


La ilusión de la posesión del arte.


La ilusión de la posesión del arte.


Sras y Sres, la obra de arte no se puede poseer. La compra crea la ilusión de que se posee una obra de arte pero no es cierto. La obra de arte no se deja poseer. La obra de arte solo se deja contemplar. Porque la esencia de arte, como dice el mallorquín Joan Alcover, y yo estoy totalmente de acuerdo, «el arte es la contemplación desinteresada». Esta original definición de arte que está grabada con letras de oro en los muros del centro cultural que la ciudad de Palma dedica al ilustre escritor y filósofo siempre me dió que pensar. Lo de la contemplación, pero sobre lo de que ha de ser desinteresada. La frase a mucho más de sí de lo que ahora podemos comentar. Si Vdes lo desean puede ser tema de otra charla. Hoy vamos a centrarnos en la compra de la obra de arte. Y comprobaremos que se trata de una ilusión porque el arte ni se compra ni se vende.

La posesion individual, particular, de la obra de arte la despoja de su característica artistica. Aunque no obviamente otras muchas características muy apreciables como veremos en otro momento si Vdes lo desean. Precisamente estas otras caracteristicas, todas ellas muy interesantes son las cómplices de esta confusión y de la ilusión de poseer arte.

La obra de arte nace para ser independiente y libre. Para ser vista y contemplada por todos. Y desinteresadamente. La propiedad colectiva de la obra de arte es consustancial a su propia existencia. La permanencia en el seno del museo también es necesaria para su conservación. Pero este es un punto también muy polémico que trataremos en otra ocasión, si a Vdes les interesa. Porque el museo tiene que ser la exposición de obra viva y no mauseleo de artistas como lo son en la actualidad.

Pero volvamos a lo nuestro. La pretendida, que no real, posesión de la obra de arte tiene más que ver con el coleccionismo. Afición muy humana la de recoger y coleccionar cosas, cajetillas de tabaco, mecheros, relojes, cromos, sellos etc etc. El coleccionismo crea la ilusión de la posesión del tiempo y del dominio de la historia. Y combina maravillosamente esa faceta infantil que todos conservamos a través de los años con nuestra personalidad adulta. Se puede decir incluso que el coleccionismo es una actividad artística en sí misma. Como cualquier otra actividad humana – de esto también podremos hablar otro día si Vdes lo desean -. En Santander ví la mayor muestra de los que les estoy diciendo : toda una monumental escultura de bronze, como la de un emperador, dedicada al hombre más sencillo del barrio : el barrendero. Ese modesto trabajador se había ganado la admiración y el corazón de todos precisamente por su arte en el trabajo de limpieza de calles y parques de ese barrio montañés. Lamento no disponer de su identificación en este momento para sumarme a ese homenaje.

También tiene que ver la compra de la obra de arte con la inversión económica. Pero en este sentido les puedo decir con la mayor contundencia que la obra de arte tiene que ver con la economía lo mismo que los billetes que fabrica alegremente una máquina y un Estado pone irresponsablemente su sello y nos lleva a todos a la ruina. Eso lo inventó hace unos 1300 años un francés arruinado que fue capaz de seducir a Luis XIV y después de unos años de aparente prosperidad llevó al país vecino a la bancarrota.
Podremos hablar más extensamente del coleccionismo y del arte como inversión en otro momento si Vdes lo desean.

También podemos hablar de decoración. Las obras de arte decoran maravillosamente paredes y recibidores. Y la decoración puede ser evientemente una actividad artística en sí misma. 

Pero insisto el coleccionismo de obra de arte no existe. No puede existir porque el arte desaparece con la posesión, con la compra individual, con el deseo de un individuo de privar a la sociedad de uno de sus mayores tesoros. Quizá por eso – entre otras razones – las grandes colecciones particulares acaban devolviendo a la sociedad sus colecciones. Es el caso del Thyssen y tantos otros.

Los coleccionistas más inteligentes se han dado cuenta mucho antes que yo de que la obra de arte nace de la sociedad y tiene una función social esencial y que pierde todo su sentido en un piso, en un despacho, en un palacio o en una mansión de lujo.

Todos somos coleccionistas de algo. Pero el que colecciona arte y vive con la ilusión de que poseee obras de artes se engaña absolutamente. porque cuando mayor es la exclusividad menor es, digamos, la cantidad de arte que contiene. El arte se pierde también cuando se despoja a un país de sus tesoros artísicos. Todo arte nace en un contexto y fuera de ese contexto no tiene ninguna significación. Podremos encontrarle un sentido. Pero siempre será una falsificación. Una impostura. Pero este también es otro tema que aunque relacionado merece un tratamiento independiente.

Sí, Sras y Sres, el arte como las cosas más importantes de la vida no tiene existencia propia. No existe en las cosas sino que es una propiedad exclusivamente humana que conferimos y quitamos a las cosas.

Hace poco teníamos en el Museo de El Prado una extraordinaria exposición “El último Rafael”. Fíjense Vdes que esa figura fundamental del arte renacentista que ahora se incluye en lo que los especialistas de la historia del arte llaman el «triumvirato renacentista» con Leonardo y Miguel Ángel, estuvo durante más de un siglo olvidado como un artista insignificante dentro de la historia del arte. Incluso tuvo un movimiento de intensa militancia en su contra llamado «prerafaelismo» que pretendía pasar por él como si nunca hubiera exitistido. Como ya sabran Vdes, a Velázquez le ocurrió otro tanto hasta que en 1889 lo sacó Manet de los sótanos del El Prado. Y hay muchos más.

Créanme Sras y Sres el arte no existe. Como no existe el amor, ni la religión fuera de nosotros mismos. Ni los sabores, ni la belleza, ni el gusto. Es más, lo podemos tener hoy y perderlos mañana. Y convertirnos en los seres más indiferentes ante la belleza y el arte. Esto ya ha pasado a lo largo de la historia. Y no una sino muchas veces. No dejemos de cultivarnos. De cultivar nuestra sensibilidad. De cultivar nuestra cultura. En francés es la misma palabra – culture - la que significa cultura y cultivo.



dissabte, 20 d’octubre de 2012

Abbas Kiarostami

Por fin puedo pronunciar su nombre sin equivocarme. Y es que, qué dificil resulta salir de la prisión cultural en la que uno se nueve tan libremente . Y esta entrada la pongo en Madrid aunque la escribo en Paris. Porque bien pudiera haber sido así. Estoy aquí en la increible mediateca François Truffaut leyendo la nota de la exposición que Madrid le dedicó a Abbas allà por el 2006 (Nota1).

Y es que uno no necesita entender de cine para entrar de lleno en uno de los cines menos comerciales y más profundos que existen. Y lo digo por mí que soy un analfabeto total en el mundo de la cinemateca me quedé pasmao viendo "A través de los olivos" .



Qué curioso.Son los centros de arte contemporáneo - el que yo llamo arte decorativo - los que dan cancha a este cienasta clásico y folclórico hasta la médula  - en el sentido antropológico y etnológico de la desprestigiada palabra -. Estaba tenso el abbas en la presentación - fulminante - de la peli Border, un film atypique réalisé en 2009 par le cinéaste Harutyun Khachatryan, anteayer en El Louvre.

Nota1 :
" la exposición, organizada por el CCCB y La Casa Encendida, que empareja los itinerarios artísticos de Victor Erice y Abbas Kiarostami (hasta el 21 de mayo se puede visitar en Barcelona, luego, durante todo el verano, en la sala madrileña y posteriormente en París), Miradas de Cine..."

diumenge, 7 d’octubre de 2012

OpenStudio en Madrid.

Afegeix la llegenda
Estoy teniendo problemas para la edición del blog, pido disculpas por errores que no puede rectificar

divendres, 5 d’octubre de 2012

Cumpleaños en Madrid.




Estoy en Madrid cariños míos y ya sé porqué. La cosas más importantes las hago casi sin querer, sin darme mucha cuenta o incluso por equivocación. El raciocinio solo me sirve para el dia a día. Para escoger la compra del día.

No me quiero ir de Madrid por si no vuelvo. Pero me iré. A París dentro de poco y a muchos más sitios. Pero Madrid se me va clavando como una espina. Como una espina de 6.248.867 rosas muy bellas pero muy castigadas. Te quedas a cierta distancia a veces en la escalera del metro o en una calle solitaria para evitar un infarto. La gente va por ahí asustada. El Gallardón- tan melómano él y tan fino– ha conseguido meterles el miedo en el cuerpo. Y convertir en huidizos y desconfiados a los que antes eran apuestos ciudadanosy ciudadanas. Mas fáciles de gobernar, claro.


Carmen García Lorca, Fanny de Granada. Me va llegando lentamente la vida a los 40 o 50 años de haber nacido hoy 4 de octubre hace 52 años. Me va llegando la vida para la que nací pero que no llegaba. 


Miguel, tú me vas alejando la muerte, alegremente.

diumenge, 30 de setembre de 2012

Miniaturas de Murilllo.


Y en este curso que ya he iniciado de Museología no puede faltar una referencia a una noticia de rabiosa actualidad com es la venta de la miniatura de Murillo que tuve ocasión de ver por primera vez en la Fundación Botín de Santander en junio pasado.
Miniaturas de Murillo.


Y ello bajo la presión de lo que se ha dado en llamar el «efecto Prado».

Manuela Mena es la que aparece como reponsable de la operación aunque se ha de contar obviamente con el respaldo de los máximos dirigentes de Museo de El Prado para realizar una operación de esta envergadura.

Yo creo que ya desde Santander se podría contar algo sobre esta operación comercial-artística en la que primero se da como atribución - así figuraba en la Fundación Botín - ; después se vende; después se confirma como Murillo auténtico. La misma persona que aceptaba la atribución un mes antes en Santander: Manuela Mena, la da por auténtica después de la venta. Yo pude comprobarlo en la Fundación Botín en junio.

Y todo ello en plena fase expositiva – 'explositiva' - con el refrendo de un Museo como El Prado. Sello y marchamo de Museo de El Prado que obviamente a perdido puntos en la operación, como todo en España de la crisis.